Evita costosas facturas de fontaneros: Reparación de inodoros fácil de hacer tú mismo

22 Mayo 2024 by Hanna B.

Fontanería


¿Hay algo más frustrante que un inodoro averiado? No solo puede interrumpir tu rutina diaria, sino que también puede generar costosas facturas de plomeros si no se aborda rápidamente. Afortunadamente, muchos problemas comunes del inodoro se pueden solucionar fácilmente con algunos conocimientos de bricolaje y unas pocas herramientas básicas. En este artículo, te guiaremos a través de los diversos componentes de tu inodoro, los problemas comunes y sus síntomas, así como instrucciones paso a paso para manejar reparaciones por ti mismo. Al comprender el funcionamiento interno de tu inodoro y aprender cómo solucionar y reparar problemas comunes, puedes ahorrar tiempo, dinero y la molestia de lidiar con un inodoro obstruido o con fugas.

Evita costosas facturas de fontaneros: Reparación de inodoros fácil de hacer tú mismo

Comprendiendo el mecanismo de tu inodoro

Los componentes principales de un inodoro incluyen el tanque, la taza y el mecanismo de descarga. El tanque almacena agua que se libera en la taza para eliminar los desperdicios a través del desagüe. El mecanismo de descarga consta de una válvula, manija, cadena y bola flotante, los cuales trabajan en conjunto para controlar el flujo de agua. Es importante familiarizarse con estos componentes para poder diagnosticar y solucionar cualquier problema que pueda surgir. Comprender cómo funciona cada parte y cómo influye en las demás te ayudará a identificar los problemas y determinar la mejor acción de reparación. Al tener conocimiento sobre el mecanismo de tu inodoro, estarás mejor preparado/a para enfrentar con confianza los problemas comunes del inodoro.

Problemas comunes del inodoro y sus síntomas

Aquí tienes algunos problemas comunes de los baños y sus síntomas a tener en cuenta.:
1. Inodoro que corre: Si escuchas el sonido del agua corriendo en tu inodoro incluso cuando no se está utilizando, es probable que tengas un inodoro que corre. Esto puede ser causado por una válvula de descarga defectuosa o un problema con la válvula de llenado.
2. Inodoro obstruido: Un inodoro obstruido es un problema común que puede ser causado por papel higiénico en exceso, productos sanitarios u objetos extraños que se tiran por el inodoro. Los síntomas incluyen que el agua del inodoro suba hasta el borde y no se drene correctamente.
3. Inodoro con fugas: Un inodoro con fugas puede causar daños por agua en tus pisos y en el subsuelo si no se aborda rápidamente. Busca agua alrededor de la base del inodoro o cerca de la conexión de la línea de suministro.
4. Descarga débil: Si tu inodoro tiene una descarga débil, puede ser señal de un atasco parcial en el inodoro o en la línea de drenaje. Al comprender estos problemas comunes en los inodoros y sus síntomas, estarás mejor preparado/a para resolver el problema y realizar las reparaciones necesarias.


Herramientas y materiales para la reparación del inodoro

Cuando se trata de reparar el inodoro uno mismo, tener las herramientas y materiales adecuados a mano es esencial para un trabajo exitoso. Algunas herramientas y materiales comunes que necesitarás para la reparación del inodoro incluyen una llave ajustable, un destornillador, un desatascador, un émbolo de inodoro, un par de guantes, un cubo, una nueva válvula de descarga o válvula de llenado, una junta de cera, cinta de teflón y una linterna. Estos elementos te ayudarán a diagnosticar y solucionar eficazmente el problema con tu inodoro. Al tener las herramientas y materiales necesarios listos, podrás ahorrar tiempo y dinero al evitar múltiples viajes a la ferretería durante el proceso de reparación.

Cerrar el agua y drenar el tanque

Ubica la válvula de corte detrás del inodoro, generalmente ubicada en la pared o en el suelo. Gira la válvula en sentido horario para cerrar el suministro de agua. Una vez que se haya cerrado el suministro de agua, es importante drenar el tanque y la taza. Para hacer esto, simplemente jala la cadena y mantén presionada la palanca para permitir que salga la mayor cantidad de agua posible. Usa una esponja o una toalla para absorber cualquier agua que quede en el tanque y en la taza. Al cerrar el agua y drenar el tanque, puedes trabajar en el inodoro sin riesgo de que salpique agua o cause un desastre. Esto también te permite inspeccionar y reparar de manera segura cualquier problema dentro del mecanismo del inodoro.

Arreglando una cisterna que gotea y reemplazando el tapón

La válvula de goma, conocida como tapón, controla el flujo de agua del tanque al tazón. Si el tapón está desgastado o dañado, puede hacer que el inodoro siga funcionando continuamente, desperdiciando agua y aumentando su factura de agua. Para arreglar un inodoro que sigue funcionando y reemplazar el tapón, comience por cerrar el suministro de agua al inodoro y vaciar el tanque. Una vez que el tanque esté vacío, podrá acceder fácilmente al tapón. Retire el antiguo tapón y llévelo consigo a la ferretería para asegurarse de comprar el reemplazo correcto. Una vez que tenga el nuevo tapón, simplemente fíjelo a la cadena y engánchelo en la válvula de descarga. Asegúrese de que el tapón esté colocado correctamente y cree un sello hermético cuando se tire de la cadena para descargar el inodoro. Vuelva a abrir el suministro de agua y deje que el tanque se llene. Tire de la cadena del inodoro varias veces para asegurarse de que el nuevo tapón funcione correctamente y de que el inodoro ya no esté funcionando continuamente. Siguiendo estos sencillos pasos, podrá arreglar un inodoro que sigue funcionando y reemplazar el tapón sin necesidad de llamar a un fontanero, lo que le ahorrará tiempo y dinero.

Desatascar el inodoro sin desatascador

Sin embargo, si te encuentras sin un desatascador, todavía existen algunos métodos que puedes intentar para desatascar el inodoro. Un método consiste en utilizar agua caliente y jabón para platos. Comienza vertiendo una cantidad generosa de jabón para platos en la taza del inodoro, seguido de agua caliente (pero no hirviendo). Deja que la mezcla repose durante unos minutos y luego tira de la cadena para ver si el atasco se ha disuelto. Otro método es utilizar un gancho de alambre. Endereza el gancho y crea un pequeño gancho en uno de los extremos. Inserta cuidadosamente el extremo gancho en el inodoro y úsalo para romper el atasco, teniendo cuidado de no rayar la porcelana. Por último, puedes intentar utilizar bicarbonato de sodio y vinagre. Vierte aproximadamente una taza de bicarbonato de sodio en la taza del inodoro, seguido de una taza de vinagre. Deja que la mezcla repose durante unos minutos y luego tira de la cadena. Recuerda usar estos métodos con precaución y si el atasco persiste, puede ser hora de llamar a un fontanero profesional.

Reemplazando el sello de cera y reparando las filtraciones alrededor de la base

Esto puede ser causado por un sello de cera deteriorado que se encuentra entre el inodoro y el piso. Reemplazar el sello de cera requiere un poco más de trabajo que otras reparaciones, pero puede ahorrarte mucho dinero en facturas de fontanero. Para reemplazar el sello de cera, primero debes cerrar el suministro de agua al inodoro y vaciar el tanque. Luego, tendrás que desatornillar el inodoro del piso y levantarlo cuidadosamente del viejo sello de cera. Asegúrate de tener ayuda de un amigo en este paso, ya que los inodoros pueden ser pesados y difíciles de maniobrar. Una vez que se haya quitado el viejo sello de cera, deberás limpiar minuciosamente el área alrededor de la brida para asegurar un sellado adecuado con el nuevo anillo de cera. Luego, instala el nuevo sello de cera y coloca cuidadosamente el inodoro de nuevo en la brida, asegurándote de alinear los pernos con los agujeros en la brida. A continuación, deberás volver a atornillar el inodoro al piso y volver a colocar la línea de suministro de agua. Asegúrate de usar nuevos pernos y arandelas, ya que reutilizar los antiguos puede provocar fugas. Por último, vuelve a abrir el suministro de agua y verifica si hay fugas. Arreglar las fugas alrededor de la base del inodoro puede parecer una tarea desalentadora, pero con las herramientas adecuadas y un poco de conocimiento, es una reparación que puedes hacer fácilmente por tu cuenta, ahorrándote dinero y la molestia de llamar a un fontanero.

Mantener tu inodoro después de reparaciones

Una vez que hayas completado las reparaciones necesarias en tu inodoro, es importante continuar manteniéndolo para prevenir problemas futuros. El mantenimiento regular puede ayudar a prolongar la vida útil de tu inodoro y evitar que tengas que hacer reparaciones más costosas en el futuro. Aquí te dejamos algunos consejos sobre cómo mantener tu inodoro después de hacer reparaciones.:
- Verifica si hay señales de filtraciones o daños por agua alrededor de la base del inodoro. Si notas acumulación de agua o decoloración, esto puede indicar una filtración que debe ser reparada.
- Limpiar el inodoro regularmente para prevenir acumulación de suciedad, depósitos minerales y bacterias. Utiliza un limpiador suave y un cepillo para fregar tanto el interior como el exterior del inodoro.
- Inspeccione el mecanismo de descarga y los demás componentes del inodoro en busca de señales de desgaste o daño. Reemplace cualquier pieza desgastada o rota según sea necesario para garantizar que el inodoro siga funcionando correctamente.
- Mantén un ojo en el nivel de agua del tanque y ajusta el flotador si es necesario para evitar el desbordamiento. Esto puede ayudar a prevenir el desperdicio de agua y posibles daños al inodoro.
- Considera usar un limpiador o ambientador para el inodoro para mantenerlo con un olor fresco y limpio. Siguiendo estos consejos de mantenimiento, puedes asegurarte de que tu inodoro siga funcionando correctamente y evitar la necesidad de futuras reparaciones. El mantenimiento regular puede ayudar a prolongar la vida útil de tu inodoro y prevenir la necesidad de costosas facturas de fontanero.